martes, 31 de enero de 2012

Cuento: El pescador satisfecho

Un hombre muy rico se escandalizó al ver a un pescador tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

— ¿Por qué no has salido a pescar? — le preguntó.
— Porque ya he pescado bastante por hoy — respondió el pescador.
— ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas? — insistió el hombre.
— ¿Y qué voy a hacer con eso? — preguntó a su vez el pescador.
— Ganarías más dinero — fue la respuesta —. De ese modo podrías ponerle un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota. Entonces serías tan rico como yo.

— ¿Y qué haría entonces? — preguntó de nuevo el pescador.
— Podrías sentarte y disfrutar de la vida —respondió el hombre.
— ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento? — dijo sonriendo el pescador.

jueves, 19 de enero de 2012

"Mastica la vida"



Hoy leía en la entrevista a Antonio Fornés en La Contra  de la Vanguardia lo siguiente: "No tenemos tiempo de ver a los amigos, de reflexionar con ellos en voz alta (...) La rutina engulle nuestra vida a cambio de algún capricho(...)".


Reflexiono en que, sin darnos cuenta, sumidos en la vorágine diaria, se nos va la vida sin disfrutarla. Siempre hay algo que hacer y, si no, en ese ratito libre que tienes, lo ocupas lo antes posible. Ojeas un diario y topas con todos esos anuncios de formación, cursos, posgrados, másters que te están diciendo "haz, no pares, sigue estudiando, fórmate, así tendrás un trabajo mejor, cobrarás más" ... y trabajarás más horas. Y el tiempo que te reste entre trabajo y formación: ves al gimnasio, sal con tus amigos, dedica tiempo a tu pareja, tus hijos, tu familia, no te olvides de la compra, la casa, etc. ¡BASTA! ¿Hasta cuándo? Trabajar, tener, dejar de hacer aquello que disfrutas para más adelante, para cuando tengas tiempo después de la jornada de trabajo, después de volver a casa en coche, después de preparar la cena, después de sentarte sólo un ratito... simplemente después. ¿Cuándo es después? ¿En el mes de vacaciones? ¿Quizá en la jubilación?

Postergamos nuestros momentos de bienestar para cuando consigamos comprar el coche, la casa, tener pareja... y cuando llega ese momento en lugar de disfrutarlo ya estamos planeando el futuro. ¿Es eso lo que queremos?



Quizá prefieras disfrutar con aquello que estás haciendo en cada momento. Entrenar una actitud positiva es el primer paso.




miércoles, 11 de enero de 2012

La culpa

"Deberíamos utilizar el pasado como trampolín, no como sofá" 
Harold MacMillan


La culpa es una emoción que nos paraliza en el presente, en nuestro aquí y ahora, por algo que ya pasó. Nos reprochamos por la diferencia entre lo que hice y lo que debería haber hecho, entre lo que quiero y lo que se supone que debería hacer.


Si no manejamos la culpa de manera adecuada, podemos bloquearnos y esto es un gran obstáculo para conseguir tus metas. La culpa mal gestionada te puede convertir en una persona pasiva, siendo posible que llegues a creer que ese objetivo que te has propuesto no es para tí, que no eres capaz de conseguirlo o que no lo merezcas.

Puedes identificar la culpa de varias maneras. A nivel físico puedes notar presión en el pecho, dolor en el estómago, dolores de cabeza o de espalda. Quizá te notes irascible o nervioso. Aunque lo que quizá identifiques con mayor facilidad son tus pensamientos rígidos, los autorreproches y las autoacusaciones.

Para aquellos que se autoflagelan cargados de este sentimiento de culpa, os tengo que decir lo siguiente: por mucha culpa que sientas, el pasado no va a a cambiar.
Y cuando se presente la culpa:

- Reflexiona y analiza qué es lo que has hecho y cómo lo has hecho.
- Analízalo sin desvalorizarte.
- Determina cuál es la conducta por la que crees que debes sentirte culpable.
- Busca soluciones y, si es necesario, pide perdón a las personas afectadas.
- Simplemente, y por último, déjalo ir y cierra el episodio.

¡NO DESPILFARRES TU PRESENTE POR ALGO DEL PASADO!

domingo, 1 de enero de 2012

Un año por delante

"El ayer es dinero gastado. El mañana es dinero por venir. 
Usa, pues, el día de hoy, que es dinero en efectivo" 
Proverbio chino

Empieza un nuevo año y para muchos es el momentos de listar nuevos propósitos o de relistar otros no tan nuevos...

  • Dejar de fumar
  • Ir al gimnasio y sentirte más saludable
  • Cambiar de trabajo
  • Gestionar mejor el estrés o la ansiedad
  • Aprender una habilidad nueva
  • Mejorar una relación personal
  • Aprovechar más productivamente tu tiempo

Quizá debas preguntarte: ¿en qué objetivo me quiero concentrar? ¿Qué importancia le doy a conseguirlo? ¿Qué beneficios sacaré una vez conseguida esa meta?

Hazte una lista de esos propósitos que quieras conseguir este año y establécete un plazo para conseguirlos. Si crees que solo no lo vas a conseguir, puede que necesites la ayuda de un@ coach.

Sea como sea, este año tienes 366 días para conseguirlo. ¡¡¡APROVÉCHALOS!!!